Y Ellos…


Reinos conquistados por la nada,
donde realmente no gobierna nadie.
Almas destruidas por la llama,
que un día prendió un “san alguien”.



Futuros sin pasado y sin presente,
ilusiones que viven de la ilusión,
son quienes fabrican lo decente,
con indecencias vistas con amor.



Cada vez que uno de ellos llora,
el mundo entero se encuentra riendo,
da igual que desposean ahora,
si tú y yo nos estamos enriqueciendo.



Cuando la pena de unos es sufrir,
por estatuas inertes con privilegios,
mientras el deseo de otros es vivir,
por juguetes inertes sin precios.



Si sus risas son más sinceras,
que unos niños mal consentidos,
no importa, ¡mándalos a la guerra!,
en vez de a esos protegidos.



Aunque sus vidas apenas ocupen,
una mísera parte de la sobremesa,
tranquilos, mejor no se preocupen,
¡a la basura, las sobras de la mesa!



Porque hay cosas que ni conmueven,
ni a las fuerzas generosas resblandece,
el corazón por aquellos que sienten,
más por la vida, sin apenas nada verde.


No hay comentarios:

Publicar un comentario