pa' ciencia: mi paciencia I, la impaciencia


"loca, estrellada y mal oliente...
pegajosa como nada, esperpento de la gente..."



así podemos definirla a ella, a la señorita delicada impaciencia...
que al cielo clama: libertad, reconocimiento,
y una inmerecida independencia...



te come... y se va comiendo...
los pedacitos del queso que dejas dentro...
mientras que no produces el cambio,
los sesos como aquel video juego te va engullendo...



así, tan contenta la puñetera,
no le hace falta la pasta pa' comer donde quiera...
a tal señorita delicada le basta del débil alimentarse,
y con su arrogante gracia y criterio, ir a ninguna parte...



y se lo vas permitiendo, día a día,
y tu cerebro se va encogiendo,
hasta la cabeza quedarse medio vacía...



la impaciencia es tan constante como impresentable,
pero de la avaricia no se saca nada de perspectiva...
… de ahí, que de repente tus ganas al fin te animan:
a seguir hacia delante, y a querer de nuevo jugar con la vida...



  llámese supervivencia o avanzar, o las dos cosas por igual.
para su sorpresa, ante el temor de invertirse el papel de presa,
te levantas con motivación y fuerza,
con ideas frescas que rebrotan de esa cabeza...



porque si algo aprendiste de lo que carece la susodicha impaciencia,
es de autoestima, humildad y consistencia...



despistado estuviste sí... tal vez...
… de que no era la primera ocasión en la que la crees...
… pero al comprender que sus argumentos son ceniza,
(que primero queman y luego el viento se los lleva deprisa…)
le das un susto… ¡dándote hacia ella la vuelta!



para empezar la jugada no vendrá nada mal…
… para afinar la guitarra con certeza y verdad...
necesitas ambas para el próximo sólo con sabor:
a melodía de fertilidad y guiños a tu vida con amor...



  preparado, listo… ¡y ya!
con una armadura roja, y una espada blanca,
nariz de payaso y sonrisa hacia delante avanzan...
… cortando cabezas, a cada cual mayor proeza...
… llegó el momento, de la respetada señora paciencia...



(continúa en:   II, la paciencia   y   III, la dignidad)


No hay comentarios:

Publicar un comentario